Talleres de Lettering: NOVIEMBRE 2017

Este mes voy a hacer la cachá de talleres porque ojo: en diciembre no sé si haga, y la razón es que me quiero tomar el tiempo de reformular los talleres que estoy haciendo para volver el 2018 con toda una nueva estructura de talleres que van a ir desde lo más básico hasta lo más avanzado. Por ahora este mes tendré 2 fechas de cada uno de los talleres que ya he hecho: Intro al Brush Lettering para las que no tienen ningún conocimiento, y Dibujando Letras que es mi taller de lettering avanzado. DOS FECHAS PARA CADA TALLER EN DOS HORARIOS, para acomodar a todo el mundo, así que no me dejen botá.

Acá vamos:

INTRO AL BRUSHLETTERING (PRINCIPIANTES):

Objetivo: Hacer tu propia pieza de brush lettering con el nombre de tu blog, una frase que te guste, tu marca, un pedazo de tu canción favorita, un regalo para alguien, lo que tú quieras.

Duración: 6 horas. Divididas en dos sesiones de 3 horas.

Precio: $50.000 por alumno. El 100% del pago es necesario para asegurar el cupo.

Fechas:
AM: sábado 18 y sábado 25 (las dos sesiones son necesarias para completar el taller) 11:00 a 14:00 hrs CUPOS AGOTADOS
PM: martes 21 y martes 28 (las dos sesiones son necesarias para completar el taller) 19:30 a 22:30 hrs CUPOS AGOTADOS

Dónde: Tegualda 1830 (casi esquina Sucre), barrio Italia.

Cantidad de alumnos: 6 cupos por fecha. Mínimo de alumnos: 3 (si no se logra el mínimo, se devuelve el total del dinero pagado por los inscritos). Si algún alumno inscrito que ya haya pagado por la reserva de cupo no puede ir, tiene que avisar por lo menos una semana antes del taller para que se le devuelva el dinero.

Incluye: Hojas de papel, guía de ejercicios, video con construcción de cada letra para practicar, presentación digital de los contenidos vistos en el taller, materiales para ser ocupados en sala. Break de galletitas y café.

Contenido: Breve introducción a conceptos básicos de tipografía, lettering y caligrafía. Práctica de trazos básicos y creación de letras utilizando los trazos aprendidos. Creación de una pieza desde borrador a dibujo final utilizando los conceptos aprendidos. Es importante recalcar que éste es un taller introductorio, es decir, se entregan las guías para que el alumno después pueda seguir practicando por si solo para llegar a mejores niveles mientras más tiempo le dedica a la práctica. NO ES NECESARIO NINGÚN TIPO DE CONOCIMIENTO PREVIO.

Inscripciones a clubdelettering@gmail.com indicando a qué fecha te gustaría asistir.
Es importante realizar el depósito para asegurar el cupo en cuanto se entregan los datos de la cuenta, ya que los cupos se van llenando a medida se depositan las inscripciones, no en orden de llegada de mails.

LETTERING AVANZADO: “DIBUJANDO LETRAS” (NIVEL INTERMEDIO):

Objetivo: Hacer una pieza de lettering con más de un estilo de letra. Se enseñarán conceptos básicos del dibujo de letras y rasgos esenciales de cada una para dibujarlas más legibles y bellas.

Duración: 4 horas. Divididas en dos sesiones de 2 horas.

Nivel: Intermedio, se requiere manejo básico de al menos una técnica/herramienta de construcción de letras.

Precio: $45.000 por alumno. El 100% del pago es necesario para asegurar el cupo.

PM: jueves 23 y jueves 30 (las dos sesiones son necesarias para completar el taller) 19:30 a 21:30 hrs (QUEDAN 2 CUPOS)

Dónde: Tegualda 1830 (casi esquina Sucre), barrio Italia.

Cantidad de alumnos: 6 cupos por fecha. Mínimo de alumnos: 3 (si no se logra el mínimo, se devuelve el total del dinero pagado por los inscritos). Si algún alumno inscrito que ya haya pagado por la reserva de cupo no puede ir, tiene que avisar por lo menos una semana antes del taller para que se le devuelva el dinero.

Incluye: Hojas de papel, guía de ejercicios, presentación digital de los contenidos vistos en el taller, materiales para ser ocupados en sala. Break de galletitas y café.

Contenido:  Conceptos básicos del diseño y dibujo de letras, incluyendo distintas técnicas, herramientas y estilos, etc. Profundizaremos en las nociones de diseño y diagramación de una pieza como espaciado, interlínea, manejo de blancos, ligaduras, swashes. Dibujo de palabras usando distintas visualidades. Creación de una pieza simple que ocupe dos estilos distintos pero complementarios.

Inscripciones a clubdelettering@gmail.com indicando a qué fecha te gustaría asistir.
Es importante realizar el depósito para asegurar el cupo en cuanto se entregan los datos de la cuenta, ya que los cupos se van llenando a medida se depositan las inscripciones, no en orden de llegada de mails.

Especimen

Mientras estaba en el Diplomado de Tipografía y Lettering de la Universidad de Chile, una de las tareas finales era hacer un especimen de la tipografía que estábamos diseñando. Para tener un poco más claro qué era lo que teníamos que hacer, le pedí a uno de los profesores que me definiera qué era un especimen, qué tenía que tener, qué no podía faltar. Siempre he sido matea y me gusta saber cómo puedo llegar al mejor resultado posible. Mi profesor, un buen profesor, me lo explicó muy concretamente:

“Un especimen responde a estas preguntas: ¿cuál es la tipografía? ¿cómo es? ¿cómo funciona? ¿cuáles son sus componentes?”.

IMG_3638

Ese momento fue iluminador no sólo porque me respondió la pregunta que le estaba haciendo y me aclaró el panorama, sino porque también en ese momento supe cómo se llamaría el libro que me habían ofrecido hacer meses antes, cómo se iba a estructurar y un poco también el sentido que tendría para mí publicarlo, algo que no había logrado descifrar desde el momento en el que me plantearon hacerlo.

En junio del 2016 María Paz Rodríguez -editora de Neón Ediciones y escritora de las novelas El Gran Hotel y Mala Madre- me mandó un mensaje al celular en el que me pedía reunirnos para hablar sobre un proyecto. Me acuerdo que estaba acostada en el sofá de nuestro living cuando leí el mensaje, y que de un salto llegué a la cocina donde estaba el Cristóbal y se lo mostré con el corazón acelerado. Mi instinto inicial era creer en la posibilidad de un libro. Pero quizás quería que hiciera lettering para las portadas, quizás quería hacer un libro pero que fuera un manual de lettering, quizás era cualquier otra cosa, así que no quise hacerme ilusiones. Obvio que me las hice igual, y las ilusiones se confirmaron cuando en la reunión María Paz me ofreció hacer un libro. Había leído mis columnas en Zancada, había leído mi blog, había visto mi trabajo de lettering y sentía que se podía hacer algo lindo mezclando todas esas cosas que yo hago y que ella había visto. Acepté, por supuesto. Sin pensarlo, y de guata, me tiré.

Salí de esa primera reunión casi llorando de emoción, caminando la misma vereda una y otra vez sintiendo que algo explotaba dentro mío. Cuando me calmé llamé a la gente que más amo en el mundo. Los más cercanos. Los que saben que cuando era chica y me preguntaban qué quería hacer, “escritora” era lo que respondía. Obviamente un ofrecimiento de hacer un libro no me convertía en una escritora (incluso ahora habiéndolo terminado no me siento digna de ese título), pero se sentía como un paso y todos los que llamé celebraron ese paso conmigo.

Unos días después firmamos contrato y empezamos a trabajar.
Fue largo, y fue difícil. Sabíamos que había material que se podía ordenar, re-escribir, mejorar. Había columnas, había posts. Pero no queríamos que éste fuera un libro-blog, sino que fuera un conjunto de ensayos y textos cortos, intercalados con piezas de lettering. Pero debía tener una profundidad que los pixeles no pueden tener. Y me costó. Me costó mucho. No sabía si era capaz de alcanzar esa profundidad. No sabía cómo hilar los textos, no sabía cómo estructurarlos, cómo incorporar las piezas de lettering. Había un título tentativo: “Algo que te puedes tatuar”. Hacía referencia a lo que permanece, a las frases de las canciones que te marcan, a lo que te gusta tanto que decides llevarlo contigo. A lo que realmente importa. Pero nada cuajaba y el tiempo pasaba.

Hasta esa conversación sobre los especímenes tipográficos.

IMG_3639

Después de esa conversación pensé: “este libro es mi especimen y así debería llamarse”. Muestra quién soy yo, cómo soy yo, los elementos que me componen, cómo funciono. Y la estructura debería ser el alfabeto. Ir letra por letra. Cada texto es una letra, cada letra es un texto. Literalmente en algunos casos (la C habla del Cristóbal), más indirectamente en otros (la X habla del porno). En algunos casos la letra es una frase de una canción dibujada en lettering, en otros es un dibujo de una letra capitular. En algunos casos los textos son cortos, en otros son ensayos más largos. Una vez que tuve la idea, hice una maqueta muy rudimentaria, y se la presenté a la María Paz, a quien afortunadamente le encantó.

IMG_3640

Éste fue un año difícil y creo que mucho de eso tuvo que ver con escribir el libro. El proceso de llegar a esa profundidad que los textos debían tener fue emocionalmente muy agotador. Fue doloroso meterme en experiencias pasadas, relaciones, re-leer mis diarios, analizar conductas, cuestionarme decisiones. Fue difícil ficcionarme a mí misma y a mi vida para poder hacer narraciones más interesantes. Pero mirando para atrás, ahora que el libro ya está casi listo, pienso que no había otra manera en la que podría haberlo hecho. Siempre he escrito sobre la base de lo que me pasa, lo que pienso, lo que vivo y las personas que me rodean. Y no sé si podría haber hecho un libro de otra manera. Aunque hasta me haya deprimido en el proceso.

El libro ya está en las últimas etapas de producción y el nerviosismo es absoluto. El miedo al juicio y el síndrome del impostor me penan todos los días. Pero la Nori niña que quería ser escritora es más valiente que yo. Y he trabajado más de un año (con la infinita ayuda y el amor de mi editora que sin ella, nada) para hacer algo que me haga sentir orgullosa. Y vulnerable, porque ser vulnerable es ser real. Y yo sólo quiero ser de verdad y decir la verdad y escribir cosas ciertas. No mucho más que eso.

“Especimen” se lanza a fines de Noviembre, ojalá me acompañen.

 

Presentación de “Diario de Quedar Embarazada”

Me invitaron, junto a Matías Correa, a presentar la novela nueva de Claudia Apablaza “Diario de Quedar Embarazada”, y esto fue lo que leí:

“Cuando me invitaron a participar de este momento primero me sentí sorprendida y completamente poco calificada para presentar una novela, pero después pensé que bueno, la novela se trata de querer estar embarazada y yo he estado embarazada no sólo una sino que dos veces, lo que muchos dirían constituye casi un gusto por embarazarse, así que quizás sí estoy un poco, sólo un poco calificada para hablar sobre el tema.

Una vez que acepté que quizás sí era una persona apropiada para hablar del tema, hice lo que todo el mundo hace al enfrentarse por primera vez a algo: googlié al respecto buscando casi literalmente “cómo presentar un libro”, buscando la calma que sólo Google nos puede dar cuando tenemos alguna incertidumbre. Pero no, Google no tenía la respuesta y sólo la encontré haciendo mi segunda cosa favorita en internet: procrastinando.

Veo muchas series y películas y disfruto mucho de leer artículos en internet que relatan lo que alguien vio o pensó mientras veía algo en particular. Siempre que veo o leo alguna obra que disfruté me gusta buscar estos artículos porque es casi como cuando una sale del cine y pasa mucho rato comentando la película, o cuando vemos algo en la tele (como Game of Thrones, Master Chef y estas cosas que se ven casi como para sólo tener algo que hablar con todo el resto del mundo que lo ve) y tuiteamos nuestras reacciones.

Así llegué a mi respuesta y acá les presento “Las 10 cosas que pensé mientras leía “Diario de Quedar Embarazada” de Claudia Apablaza. O si seguimos con la temática internetesca sería algo así como “No creerías lo que pensé mientras leía “DDQE” (siguiendo la costumbre millenial de convertir todo en siglas) y luego vendría una advertencia de spoiler porque por si acaso no sabían eventualmente la protagonista de este libro queda efectivamente embarazada.

Acá mi lista:

1- No se habla mucho, mi menos se escribe sobre querer estar embarazada. Se escribe y se habla mucho sobre la crianza y sobre tener hijos, pero es muy raro encontrarse con una narración sobre el deseo de embarazarse. Muchas veces es tratado sólo como el trámite doloroso que hay que tolerar para poder tener un hijo, cuando es una experiencia absolutamente transformadora, profunda y radical en la vida de alguien.

2- Ana, la protagonista del libro, está loca por tener un hijo. Y digo loca porque ese momento en Italia en la que su obsesión por embarazarse llega a sentirse como una enfermedad, un delirio ella se lee realmente loca. Lo chistoso es que esa parte del relato (en contraste con la parte más calma y más reflexiva de Ana ya embarazada) es cuando más viva la sentí. ¿Es estar vivo estar loco? ¿Es querer engendrar otra vida, a ese nivel, un signo de locura? Antes creía que uno nunca está más loca que cuando se está embarazada, pero ahora creo que el querer estarlo y no poder lograrlo es quizás más enloquecedor.

3- Una experiencia muy propia de ser mujer es sentir el cuerpo como algo ajeno. Algo que otros comentan, algo que otros tocan, y eventualmente cuando estás embarazada algo que otra persona está usando para llegar a este mundo. En las dos partes del relato el cuerpo llega casi a sentirse como una prisión, algo que se padece, algo que se escapa de control. Enfermedades, alergias, pasiones. Lo bacán es que en las dos etapas de Ana, esto se aborda de manera completamente distinta. Con angustia y desesperación en la juventud y el anhelo, con resignación y paciencia en la espera del nacimiento de L.

4- Qué refrescante alguien que escriba sobre el embarazo como lo que es: un proceso corporal lleno de fluidos, sangre, dudas, miedos, tapones mucosos, enfermedades raras, miedos, insomnio, incomodidades, miedo y miedo y más miedo. ¿Cómo no va a ser absolutamente aterrador hacer a una persona en tu guata?

5- Pensé sobre el miedo y cómo en la primera etapa, en la que Ana quiere desesperadamente embarazarse pareciera no haber miedo alguno, como si no se pensara en las consecuencias de realmente embarazarse, pero sí en el miedo que aparece cuando ya se está embarazada, cuando la cosa toma una realidad escalofriante. La fantasía de embarazarse versus la realidad de estar embarazada.

6- También pensé mucho en la soledad. La soledad de Ana en Italia, y la soledad también del embarazo, el sentirse completamente aislada en lo que te está pasando con mucha gente que te apoya pero eventualmente sola en la tarea de traer a tu hijo a la vida. Pensé en la soledad como detonante de la locura.

7- Pensé en el rol de los hombres en este libro y en el embarazo y en la vida. En lo que significan los hombres para una en distintos momentos de la vida. En hacer del hombre, Fabio, un objeto sexual que sólo sirve para el propósito de embarazarse, y en hacer del hombre, Gabriel (el marido) el acompañante comprensivo. Los dos en roles secundarios pero necesarios. Pensé en culear con alguien que no te entiende (en este caso incluso literalmente porque Ana y Fabio no hablan el mismo idioma) y casarse con alguien que te comprende.

8- La importancia de la comunidad. Ana busca en foros respuestas a sus síntomas, busca a alguien que hable su mismo idioma, busca mujeres embarazadas que compartan sus experiencias. Hasta sus papás y su marido forman parte de esa red tan necesaria que nos apaña cuando estamos en ese estado fuera de la cabeza. Se puede tener un hijo sola, sí, muchas mujeres lo hacen todos los días, pero puta que es más fácil tener uno acompañada. Tener a la mamá cerca, tener a más mujeres cerca, aunque sea a través de una pantalla que te conecta con otras mamás que han estado donde tú estás.

9- Pensé en si alguien quisiera quedar embarazada después de leer este libro, y cómo probablemente sí, va a haber mucha gente que lo lea y aún así quiera quedar embarazada. Con todos sus riesgos, con todas sus molestias, con todo lo que puede pasar (morirte, cachai? Podís morirte! Como alguien que le dio arritmia cardíaca con su primer embarazo y casi se murió porque le dio listeria estando embarazada del segundo puedo decirlo con conocimiento de causa) hay gente que igual quiere quedar embarazada. ¿Por qué?

10- Finalmente pensé que quizás la respuesta a ese por qué, que todavía después de haber tenido dos hijos me cuesta entender, va por ahí en algo que leí en la página 54 en la que Ana dice: “estaba viviendo un fenómeno que desestimaba las leyes de mi razón, y hacía caso a algo más allá, como las leyes de la naturaleza que yo las pensaba tan estables”. Finalmente: el misterio. Eso que no podemos nombrar, eso que no podemos entender que básicamente es por qué escribimos, por qué vivimos, por qué nos reproducimos y a lo que nos acercamos mientras más locos estamos.”

Muchas gracias a Claudia por invitarme a participar, y lean el libro porque es bacán.