Vida

Estos días I

Me encantan los cuestionarios. Y me ENCANTA el blog Ann-Marie Loves (de Ann Marie Espinoza, diseñadora y futura mamá y seca), la encontré hace poco y la leo todos los días, encuentro que es la inspiración máxima para alguien como yo que busca hacer algo lindo y productivo con la propia experiencia de vida. Hace poco subió un cuestionario descargable para que uno lo llenara y lo pegara en su diario, y me gustó mucho la idea pero como hace tiempo no tengo un diario físico, lo tomé como base para llenar un cuestionario acá cada cierto tiempo.

Amando: En este momento, todo. Ando en una volá de amor por todo. El otro día vi una foto de unos pug chiquititos y me puse a llorar del amor que me producían (y también por el hecho de que nunca voy a tener uno porque el Cristóbal odia los pug). 

Pensando: En qué quiero hacer con mi trabajo, mi vida, mi oficio. Siento que hay una forma de unir todo lo que me gusta hacer y poder vivir de eso. Estoy pensando mucho en proyectos personales y quiero tener tiempo para hacerlos todos.

Comiendo: TODO lo que se me aparezca en el camino. Pero ando con una especial ansia de comer manzanas verdes. Quiero comer manzanas verdes todo el día, mientras más ácidas mejor.

Preguntándome: Cómo le vamos a poner al bebé que viene. Todavía no nos decidimos y me tiene media obsesionada definirlo pronto. Cada vez se hace más presente en el mundo y ya quiero decirle por su nombre. Siento que es demasiado potente nombrar a alguien, así que pienso mucho en eso.

Disfrutando: El Leopoldo estuvo en la casa 3 días porque estuvo enfermo, pero la verdad es que lo disfruté. Amé estar con él en las mañanas, abrazados, o tomar desayuno juntos, y después tenerlo todo el día acá contándome sus cosas.

Haciendo: Trabajos pendientes, quedan pocos, y después tendré mucho tiempo para hacer mis cosas.

Luchando: Con mi cansancio permanente. Al parecer estoy un poco anémica y me canso muy fácilmente, vivo con sueño y baja energía. Lucho contra mi cuerpo que lo único que quiere es estar acostado incubando.

Sintiendo: ¡Patadas en la guata! En las mañanas y en la noche especialmente, es lo mejor.

Encontrando: Una nueva felicidad en recibir a mi familia acá en mi casa, que almorcemos juntos, servirles té. El Martes vino mi hermano mayor y mi mamá, y me encanta conversar con ellos y sentir que mi casa es un lugar donde pueden llegar y sentirse cómodos.

Celebrando: Con que se venga el día de la madre he pensado mucho en mi mamá, así que creo que esta semana ella es lo que más celebro en mi vida. Ella y lo que he logrado aprender de ella.

Viendo: Películas españolas románticas (malas), documentales de crimen, y muchos, pero MUCHOS programas sobre embarazo y parto.

Escuchando: Discos que vengo escuchando hace 10 años o más. Y las listas más raras de Spotify.

Deseando: Comprarle ropita a este bebé, verle su cara, sacarle fotos. Quiero que llegue. Soy pésima esperando.

Eres tú

Hay un hombre que sube al metro. Más alto que todos. Flaco. Lee aunque vaya parado, dominó la técnica hace unos años cuando leía en las micros antiguas que lo llevaban a la universidad. Usa una mochila, jeans negros y un polerón. Zapatillas. Parece tener no más de 25.

Hay un hombre que escribe. Escribe bien lo que escribe por obligación, y mejor lo que escribe por gusto. Mirando el espacio piensa en frases que terminarán un párrafo de la manera adecuada. Hay un hombre que escribe lo que muchos se toman el tiempo de leer, porque él lo escribió.

Hay un hombre que lleva a un niño a la plaza. Parece ser su padre pero el niño lo llama por su nombre. Se sienta en una banca mientras el niño juega siempre a ser el villano. Le dice que no se tire desde los lugares más altos. Después de un rato, los dos se van caminando de la mano. El niño sucio y el hombre satisfecho.

Hay un hombre que compra en la vega. Con un carrito avanza por los pasillos eligiendo frutas, verduras y comida para gato. Este hombre prefiere comer sano, mientras todos proponen almuerzos rápidos. Prefiere pagar menos y cocinar más. Este hombre piensa en el futuro.

Hay un hombre que es tímido pero sabe cuando hablar, lo recuerdan por su pelo y por el apellido corto que lleva después de su nombre largo. Disfruta del fútbol y de las cervezas heladas en el verano, como casi todos los hombres. Un hombre que duerme de lado, se ducha con agua casi fría y cocina con aceite de oliva. Toca guitarra, hace dibujos en las esquinas de sus cuadernos cuando está en reuniones y ve películas antiguas. Un hombre que sonríe poco pero amplio y ayuda a la gente que necesita ayuda en la calle. Hay un hombre que camina mucho y anda en bicicleta a veces contra el sentido del tránsito. Un hombre que en la cancha juega de defensa y en la vida juega con cautela.

Hay un hombre que lleva un anillo en la mano izquierda. Y ese anillo tiene mi nombre.

Brownies de Milo

 

Hice unas maravillas muy fáciles de hacer (porque no le pego mucho a la cocina para ser sincera) y algunas personas me preguntaron la receta así que aquí va:

Para app 15 brownies pequeños (molde de 30×20 cms app)

Ingredientes:
2 huevos
1 taza de azúcar
100 grs. de mantequilla
1/2 cucharadita de esencia de vainilla
1 taza de harina con polvos de hornear
1/2 taza de milo (esto es opcional, yo soy fan del Milo así que le eché más y quedaron más chocolatados)
Una pizca de sal.

Preparación:
Precalentar el horno a 180º C
Batir los huevos hasta que se rompan las yemas, agregar el azúcar y la esencia de vainilla. Por mientras derretir la mantequilla ojalá en una ollita. Cuando esté derretida la mantequilla, agregar a la mezcla, revolviendo todo el tiempo para que el calor de la mantequilla no cocine los huevos. Cuando esté todo mezclado agregar la harina y la pizca de sal. Mezclar, mezclar mezclar. Al final, agregar el Milo y mezclar más.
Engrasar y enharinar el molde, y echar la mezcla adentro lo más uniformemente.
Hornear por 30/40 minutos, cuando metes un cuchillo y sale seco significa que están redi.
Espolvorear azúcar flor encima, dejar que se enfríen por 20/30 minutos y listo.

Ojalá les gusten si los hacen, a nosotros nos encantaron.