y de pronto, triste

Puede ser una canción, un encuentro, o en mi caso un sueño. Un sueño que te recuerda lo que no tuviste, lo que no pasó. Eso que querías mucho y que te fue negado, por la razón que fuera. Y por muy hermoso que sea lo que sí tienes, por muy feliz que te tengan las cosas que sí han pasado… lo que no pasó es un pozo donde puedes hundirte por horas. Un pozo oscuro y mohoso, en el que caíste por andar muy distraída. Por no mirar bien.

Esa persona que no quiso seguir siendo tu amiga. El trabajo que no te dieron. La idea de ti misma que tenías a los 10 años. Tantas cosas que no pasaron, nunca pasarán y te obsesionan.
Y luego: la pena por no poder contentarse. La frustración por nunca haber aprendido a disfrutar de lo que se vive, por sobre el gusto a lamentar la posibilidad que nunca existió.

Había estado muy feliz últimamente. Se me han dado oportunidades que suenan hasta ridículas de lo afortunadas que son. El verano fue maravilloso, lleno de amor y planes. Mucha gente ha leído mi libro y me escriben conmovidos y agradecidos (indescriptible sensación). Mis hijos crecen sanos y a mi lado. He tenido la suerte (que muchas veces se siente como una maldición) de que todo lo que he empezado por ocio se ha transformado en negocio (las fotos, el lettering, la escritura, y hasta el podcast con la Isi), que lo que hago por amor se convierta en mi trabajo. Pero no sé si por curiosa, por insatisfecha, por inquieta o por simple estupidez, basta sólo desviar la mirada un segundo y pum: pozo.

Ese hombre que no te pescó. El cuerpo que tenías y que ya no. Los que te dejaron de seguir.
Dejar que quién eres se defina por lo que no lograste. Por tus fracasos, por lo que te falta.
Por los que eligieron no conocerte. Son ellos los que tienen la razón.
¿Son ellos los que tienen la razón?

Desde el pozo, pareciera que sí.
Pero ya me ha pasado esto antes, y he logrado salir.
Y cada vez más fuerte, más atenta y más capaz de mantener la mirada en el camino.

todas las cosas son la misma cosa

lo que siento acá dentro, lo que pasa conmigo
y lo que vi en Call Me By Your Name,
la cara de Elio cuando mira a Oliver
esa última noche, antes de besarlo
con la boca abierta, adorando
y escucho “Sufrir” de Paz Court
la letra que dice muy fuerte
“hoy lo encuentro en mis sueños
pero espero despierto
que sus ojos me miren
y su pecho se agite
junto al mío otra vez”
y pienso en Elio sufriendo por Oliver
lo siento como si fuera mi sufrimiento
y leo el libro porque necesito más
“afterthought” dice en el último párrafo
me quedo pensando y pensando en esa palabra
que no tiene traducción al español
y Spotify me recomienda una canción
que se llama “Afterthought”, de Ings
y dice “I will not be your afterthought, 
you gotta go now”
y me río por la coincidencia
pero en verdad lloraría
de tanto sentir, hablar y hacer lo mismo
que sentimos, hablamos y hacemos todos

En la casa se está mejor

Hace tiempo que no tomaba fotos. He estado muy sumergida en las letras. Pero desempolvé mi cámara, que hace años ya llegó al máximo de su vida útil, y decidí tomarle fotos a nuestra casa. Aún no había registrado a este Félix de 3 años 8 meses, tampoco a esta casa nueva que tanto amo. Así que acá estamos, en nuestra casa sin ordenar, una tarde cualquiera. Yo, mi cámara, el Chiqui y la Chasca.

IMG_8138 IMG_8124 IMG_8143 diptico_cocina IMG_8214

IMG_8310IMG_8309 IMG_8232 IMG_8250 IMG_8164 diptico_living IMG_8176 IMG_8244 IMG_8187 IMG_8327 IMG_8192 IMG_8316 IMG_8355 IMG_8345 IMG_8377 IMG_8391 diptico_baño_2IMG_8396 diptico_baño diptico_ninhos_2 IMG_8472 diptico_ninhos   IMG_8488 dipticopieza IMG_8545 IMG_8537

dipticopieza2IMG_8538 IMG_8352 IMG_8336 dipticoentrada IMG_8569 diptico_afuera IMG_8564