Por un 2015, y un futuro, mejor

Me encanta el año nuevo. Me encanta la sensación de una pizarra limpia. Todos los años hago resoluciones y aunque generalmente la motivación me dura hasta los primeros días de enero, este año le tengo fe a mi fuerza de voluntad.

1- Mi principal resolución para este año es cambiar aspectos de mí misma que siempre he considerado como absolutos e inamovibles. Cosas que considero “partes de mí” y que nunca pensé poder ni querer cambiar. Quiero demostrarme a mí misma que puedo cambiar y que nunca hay que definirse de manera tan rígida.

Sub-resoluciones de esta gran resolución son:

– No me gusta mucho el ejercicio y soy buenísima para comer chanchadas. Hasta ahora me he salido con la mía (gracias metabolismo) pero este año un embarazo más una cantidad de ansiedad considerable me han dejado con un sobrepeso importante. Quiero ser más sana. Así que este año me propuse comer mejor y… hacer ejercicio. Más específicamente, correr. Puedo escuchar a la Nori del pasado matarse de la risa, pero sé que la Nori del futuro me lo agradecerá.

– Soy mañosa. Mi dieta consiste en más o menos 5 o 6 cosas que voy rotando. Este año me propuse probar cosas que me he negado a probar, y seguir intentando con cosas que he probado y no me han gustado. Nunca me ha gustado la comida que viene del mar, pero el otro día comí un poquito de albacora. No me gustó. Pero vamos de a poco.

– Soy floja. Sí, soy floja. Especialmente para las cosas de la casa. Odio las tareas domésticas. Pero ser adulta implica cuidar, limpiar y embellecer la casa. Este año quiero mantener mi casa limpia y ordenada, decorar y pasar tiempo haciendo que mi casa sea un lugar donde da gusto estar.

– Me cuesta terminar las cosas. Siempre se me ocurren proyectos, ideas y cosas para hacer pero NUNCA LAS HAGO. Me cuesta mucho llevar un proyecto a término y esto debe parar. Este año quiero escribir un libro sobre todo lo que pasó con el Félix, quiero ver si puedo armar clases y talleres de fotografía para mamás/mujeres, quiero lograr vivir de hacer sesiones fotográficas a familias, parejas, guaguas, etc., quiero escribir más en los blogs donde colaboro y también quiero escribir más acá y hacer de mi blog algo útil.

2- Y como todas las resoluciones anteriores me benefician sólo a mí, mi otra resolución importante es que quiero ser mejor mamá y mejor esposa. Quiero cuidar la salud de mis hijos responsablemente, quiero atender más a mi marido (no porque deba hacerlo, sino porque lo amo y él me atiende a mí), quiero lograr el equilibrio entre ser una mamá que trabaja en la casa y ser una trabajadora que cuida a sus hijos full-time. Este año quiero aprender a hacerme feliz a mí misma haciendo feliz a los otros, especialmente a los otros míos.

Suerte para mí.
Y feliz año nuevo.