amor

él

Cristóbal

Cuando me propuse acompañar esta foto con texto, no supe qué poner. Lo bueno es que estaba escuchando una canción escrita por otro Cristóbal, y la letra me pareció apropiada: “te amo de manera insensata y verdadera, imprudente y convincente, fluye contra la corriente. No hago caso al comentario de la gente que no tiene antena para lo que siente. Te amo de una forma que destruye toda norma, sentimiento que se sale de romances medievales”

Porque sí po, quizás es insensato y ridículo. Quizás la moda hoy en día es no creer en el amor, ni en los compromisos, ni en las convenciones, ni en nada. Quizás es imprudente, pero cuando miro a la persona que aparece en la foto siento algo que es tan verdadero, y convincente, que no me queda otra que retratarlo, intentando describir con la foto lo que no puedo decirle, buscando hacer algo que le haga justicia al sentimiento.

No me queda otra que tomarle fotos, dedicarle canciones, y casarme con él en dos meses.

él

Villarrica

Estas vacaciones fueron raras. Porque a pesar de que fuimos a Villarrica, sólo pudimos pasear un día. Leopoldo estuvo enfermo, con fiebre incluso, la mayoría de los días. Y nosotros lo acompañamos: acostados, nerviosos. Hizo mucho frío, hizo mucho miedo.

Pero ya volvimos, y está mejor, está sano. Viendo las fotos, igual me alegro de haber ido. Fuimos a Villarrica porque hace 3 años, 5 meses, fue donde empezamos nuestra relación con Cristóbal. Y volver al lugar, ahora con Leopoldo, una familia los 3, se sintió bien. Siempre me han gustado las repeticiones, los patrones, registrar un ciclo, y cosas como éstas a mí me llenan el corazoncito de felicidad:

2001

Esos somos nosotros comiendo en el 2001, ese restaurant bacán de Villarrica.

También pasó que volvimos a un lugar donde el Cristóbal compró unas zapatillas la primera vez que fuimos, que se convirtieron en sus favoritas, a ver si todavía estaban para comprarlas de nuevo. No habían para él, pero sí habían en el número de Leopoldo. Y ahora el Leopoldo tiene esas zapatillas, las mismas zapatillas, que usaba el Cristóbal mientras empezábamos a enamorarnos. Esas cosas a mí simplemente me matan, esa forma que tiene la vida de volver a través de objetos.

Voy a subir las fotos del viaje ahora en un rato. Ojalá les gusten. Viva Villarrica