amor

Felicidad vacacional

Todos los momentos tristes son un poco felices, y todos los momentos felices son un poco tristes. Estábamos de vacaciones y en mis momentos más plenos de felicidad me angustiaba la nostalgia inmediata que sentía, al saber que esos momentos se iban a acabar. Llegamos de vacaciones y estaba triste por tener que volver pero feliz de haberlo pasado tan bien. Feliz de tener estas fotos. Feliz de haber pasado dos semanas en el sol y en el agua. Triste por estar acá en el cemento.

IMG_9855 IMG_9861 IMG_9865 IMG_9927 IMG_9960 IMG_0028 IMG_0038 IMG_0050 IMG_0052 IMG_0077 IMG_0101 IMG_0115 IMG_0130 IMG_0134 IMG_0152 IMG_0160 IMG_0167 IMG_0194 IMG_0196 IMG_0229 IMG_0237 IMG_0257 IMG_0261 IMG_0279 IMG_0282 IMG_0304 IMG_0311 IMG_0315 IMG_0329 IMG_0339 IMG_0348 IMG_0357 IMG_0366 IMG_0374 IMG_0381 IMG_0404 IMG_0406 IMG_0412 IMG_0506 IMG_0535 IMG_0542 IMG_0547 IMG_0556 IMG_0588 IMG_0593

III

3:
Se paró al baño y cuando volvió se sentó en mi cama y no en la suya. Hablamos un poco más, tomamos un poco más. De repente, se acostó. Me acosté al lado de él. Dijo que le gustaba que le hicieran cariño en los brazos. Que le daba sueño. Lo tomé como una invitación. Fuimos acercándonos de a poco y yo aún mantenía la esperanza de que la conversación, la tensión y la guata se equivocaran. Que quizás lo nuestro no era nada especial, un coqueteo cualquiera. “Cagué”, pensé, en cuanto finalmente nos dimos el beso.

2:
Vio Revolutionary Road, y me mandó un mail de 3 líneas diciéndome que la película lo había conmovido. Que lo había “apretado” fue la palabra que usó, porque habíamos usado ese término para hablar de la sensación que nos producían ciertas obras. A mí su mail me apretó fuerte como un puño porque hace una semana le había pedido que no me siguiera escribiendo. Que necesitaba desenamorarme si él no estaba enamorado. Pero igual le respondí el mail.

1:
Estábamos asustados. Yo tenía una fiebre misteriosa y había que revisar si era mi líquido amniótico el culpable. La única manera de comprobarlo o descartarlo era metiendo una aguja larguísima en mi guata de embarazada. Justo antes del examen, me hicieron una ecografía. Ahí estaba, muy quieto, nuestro hijo. “¿Cómo se llama?” preguntó el doctor. No lo habíamos decidido aún, pero él tomó mi mano y respondió “Félix” con tono seguro. Yo siempre quise llamarlo así, pero antes de las contracciones, aún no lo había convencido.

Sesión de amor nº10: Javi y Bernardo

¡10 sesiones de amor! Qué bacán. Estoy recién empezando y espero poder hacer muchas más, pero ya considero un éxito no ser capaz de contar las sesiones de amor con las manos. De verdad que estoy muy feliz y agradecida de los que han confiado en mí para registrar momentos lindos de sus vidas. ¡Vamos por más!

La décima sesión de amor es para la Javi y el Bernardo. Un matrimonio vecino que disfruta de las cosas buenas de la vida como ver tele y comer rico. Salimos a sacar fotos y el plan original era ir al cerro Santa Lucía, pero estaba cerrado por alguna razón así que terminamos paseando por el barrio. Y resultó mejor <3

IMG_5394 IMG_5414 IMG_5463 IMG_5495 IMG_5513 IMG_5525 IMG_5653 IMG_5676 IMG_5709 IMG_5757