caligrafía

Fotos + caligrafía = regalo <3

Hace tiempo que estoy con ganas de volver a tomar fotos y se me ocurrió que una buena manera de retomar era ofrecer sesiones cortas de foto, y después una de esas fotos intervenirlas con lettering o caligrafía. Imprimirla, enmarcarla. Y listo, un producto hecho 100% por mí, que mezcla todas mis pasiones. Pensé que la Navidad era el momento perfecto. Lamentablemente yo no anticipaba que lanzar un libro involucra mucho trabajo, que fin de año es una locura y que realmente no tengo tiempo para andar organizando sesiones si quiero mantener mi sanidad mental.

Pero como igual quiero llevar a cabo esta idea, y como de esta manera también pueden participar personas de cualquier lado del mundo, se me ocurrió la siguiente solución: ofrecer que la gente me mande sus fotos y yo intervenirlas con sus nombres, o con alguna frase que les guste. O con lo que quieran. Ofrecer el envío del archivo digital, un video del proceso, y el producto final impreso y/o enmarcado. Dar varias opciones, y esto es lo que se me ocurrió:

Opción 1: Imagen digital +  video.

Tú me mandas la foto. La foto debe ser en la mejor calidad posible (ojalá de 300 dpi, más de 1000 px de ancho/alto). Me dices con qué frase, o nombres, o palabras quieres intervenirla. No deben ser más de 10 palabras. Yo te mando la foto intervenida en un archivo digital de alta calidad, listo para imprimir. Aparte de eso, también te mando un video con las letras apareciendo en tu foto, para que puedas compartirlo en redes sociales, como se ve en este linkValor: $35.000.

Opción 2: Imagen digital +  video  + print.

Todo lo anterior, pero aparte de la imagen y el video, te entrego un print de tu foto en tamaño 20×30 o 20×25, impreso en papel fotográfico matte de alta calidad. Valor: $40.000.
LA FOTO DE ARRIBA ES SÓLO REFERENCIAL.

Opción 3: Imagen digital +  video + print enmarcado.

Todo lo anterior, pero aparte te entrego un print de tu foto enmarcado en un marco negro simple, tamaño 20×30 o 20×25. Valor: $45.000.
LA FOTO DE ARRIBA ES SÓLO REFERENCIAL.

Para pedir, escríbeme a aldeapardo@gmail.com y empezamos a trabajar :)
Voy a aceptar pedidos hasta el lunes 18 de diciembre para tener tiempo de imprimir, entregar, etc.

 

La felicidad es un ejercicio

Felicidad from Eleonora Aldea on Vimeo.

 

Me acordé que hace mucho tiempo yo hacía videos. Me acordé también de este post que escribí para Zancada, con muchos ejercicios de felicidad. Me acordé de cuando tenía tiempo para hacer videos y escribir posts. Era muy feliz. Pensé en eso de que la felicidad fuera un ejercicio. Algo que hacemos. Algo que mientras más hacemos, mejor hacemos. Y decidí dedicarle la tarde a algo completamente mío. A ejercitar mi felicidad. Y escribí con plumón rosado sobre papel rosado (mi color favorito del último tiempo) grabé la textura de la tinta en el papel, le pedí a mi hijo mayor que me grabara escribiendo y le enseñé cómo tomar la cámara con seguridad. Dejé que el menor rayara encima de las hojas, y cuando terminé lo edité todo junto a una de las canciones más hermosas que he escuchado en el último tiempo: Haley, de Big Thief. 30 segundos de felicidad purita.

Amor, mi cuerpo, mis hijos, mis herramientas, y una canción.
Tengo todo lo que necesito.

IMG_9865

Ojo por ojo, lápiz por lápiz

Los sueños se cumplen cabros y yo les voy a decir por qué.
Cada vez que en mi casa se perdía un lápiz, me acusaban a mí de haberlo tomado. Yo lloraba y me enojaba. Pero era cierto. Siempre era cierto. Las plumas fancy de mi papá, los lápices de estudiante de diseño de mi hermano mayor, el lápiz con el que anotábamos los mensajes al lado del teléfono. Todos terminaban en alguno de mis -varios- estuches. Y no era sólo que me gustaba escribir y dibujar, me gustaba el objeto. Me gustaban los colores, los sonidos, las texturas de los lápices. Pasar la mano por detrás de una hoja que está escrita entera y sentir los relieves. Las cosquillas cuando me rayaba las palmas de las manos. Los de goma, los de madera, los con brillos, los con olores. Siempre he sentido una debilidad por los lápices.

Y ahora resulta que una librería que vende lápices muy bacanes y especializados para hacer letras, me regaló unos lápices para que yo los probara y escribiera al respecto. BOOM. Sueño cumplido. Pequeña Nori ladrona de lápices, la hicimos. No tendremos muchas cosas, pero tenemos lápices.

La Ojo x Ojo me mandó estos 4 brushpen marca Kuretake para escribir con ellos y al respecto de ellos:

De arriba pa abajo: ZIG BrushablesZIG Clean Color Real BrushZIG Bimoji Fude Pen  y ZIG Fudebiyori Metallic (el doradito bonito).

Ya, como en el sitio de cada uno de los lápices pueden ver con mucha claridad y detalle las especificaciones técnicas de cada lápiz, pensé que era mucho más útil que les hablara de cómo se sienten los lápices y especialmente cómo se siente escribir y dibujar letras con ellos. Algunos de los rasgos que tomé en cuenta fueron la punta, si era dura si era más dúctil, grande, chica, etc (no sean mal pensados), la opacidad del color en el papel (también conocido como si se ve o no el lápiz mina debajo de la tinta), si sangraban mucho en el papel (si mojan demasiado el papel y el borde se difumina sin control), el agarre del lápiz y el tamaño del trazo, entre otras cosas. Abajo una descripción más detallada de cada uno.

ZIG Brushables

Lo mejor de estos lápices es que en un lápiz tienes dos colores, aunque en realidad es un mismo color pero en dos tonos. En el caso del que me tocó probar es un rojo más tirado hacia el rosado oscuro, muy bonito. Y por lo que he visto la gama de colores de estos lápices es preciosa. La punta es grande por lo que es muy difícil hacer el contraste entre delgado y grueso en letras más pequeñas, yo diría que sirve más para escribir en tamaño grande. Se desliza bacán por el papel y no sangra nada, escribí hasta en una servilleta (papel más absorbente ever) y no sangró. No se pasa para el reverso de la hoja, tampoco. La punta es flexible pero tampoco tanto, siendo una punta de fieltro como los Dual Brush de Lyra o Tombow, o los Sakura Koi, diría que es harto más rígida que cualquiera de esos 3, lo que sirve mucho cuando se está empezando con las letras y uno necesita que la punta sea más dura para controlarla mejor. Este lápiz no bota mucha tinta, por ende no genera mucho degradé en los trazos, los trazos tienen una opacidad bastante uniforme y también se seca rápido. Si se usa lápiz mina para bocetear y después se pasa encima el brushpen, sí se nota la mina abajo y aunque se borre queda ahí. En general me gustó harto, obvio que al usarlo la punta va cediendo y se hace más dificultoso hacer ascendentes más finos pero creo que escribiendo grande se genera un buen contraste.

IMG_6168

ZIG Clean Color Real Brush

La principal diferencia entre éste y los otros lápices es que no es punta de fieltro, es decir no es una pura fibra que imita la forma de un pincel sino que es un DE REAL PINCEL. La punta está hecha de muchas fibras que juntas hacen un pincel, se entiende, ¿no?. La punta es mucho más cortita que los otros también, por ende es más fácil hacer distintos tamaños, eso sí al hacer letras más grandes el contraste no es tan grande. Pero sí es posible escribir mucho más pequeñito, ajustando la presión que se hace en los descendentes para dar menor o mayor ancho a los trazos. La punta es evidentemente más flexible al ser un pincel, y puede ser más difícil de manejar si no se tiene mucha experiencia aún haciendo letras. Lo otro que lo diferencia es que la punta de pincel le agrega mucha más textura y gestualidad a los trazos, lo que se puede graduar fácilmente. Es decir, uno le puede dar mucha o poca textura al trazo según el control que se ejerza al mover el lápiz y la velocidad con la que se hace. Se desliza muy fluidamente por el papel y tampoco sangra. Tampoco se pasa para atrás de la hoja, lo que es maravilloso. Si boceteas con lápiz mina y le pasas encima el brushpen SÍ se borra la mina al pasarle goma por encima, por lo menos con este color, así que bacán.

IMG_6172

ZIG Bimoji Fude Pen 

Este lapiz también tiene una punta de fieltro más bien grande (hay distintos tamaños de este mismo modelo, y también uno que es punta de pincel real), y la punta es más bien rígida. Es el único de los 4 lápices que tiene un agarre de goma para poder tomar bien el lápiz y que no duelan los dedos, lo que siempre es bueno. En general el lápiz imita la apariencia de los pinceles tradicionales japoneses, así que es bastante obvio que su función principal debe ser la caligrafía japonesa. En el caso del alfabeto latino sirve perfecto para hacer letras, pero el contraste entre los trazos no es tan grande, y al ser una punta más bien rígida y grande queda mejor escribiendo en tamaños más generosos. La tinta es muy opaca pero sin sangrar ni mojar mucho el papel, lo que se agradece. Al presionar más fuerte el lápiz sí suelta más tinta y se logran descendentes más anchos, pero hay que presionar HARTO al ser más rígida la punta.

ZIG Fudebiyori Metallic

Lo mejor para el final. No sé qué pasa con los brillos y los metálicos pero algo tienen que hacen que mis ojos se fijen y mi mente se convierta en masita moldeable. Los amo. Y es bien difícil encontrar brushpens dorados o plateados que sean buenos y que sean realmente brillantes y opacos. El fudebiyori lo logra. (que bacán el nombre aparte, díganlo conmigo: ¡FUDEBIYORI!) La punta es ligeramente más pequeña que en los otros lápices, y es bastante más flexible que la punta de los brushables o del bimoji. La tinta es súper opaca sin sangrar ni pasarse para atrás, y aplicando presión normal en el lápiz no es mucha la tinta que suelta por lo que se seca rápido. Al apretar más, obviamente, el tamaño del trazo crece y se suelta mucha más tinta, pero aún así no se pasa para atrás, sólo curva el papel un poquito y hay que esperar unos segundos para que seque. Es lo opaco suficiente como para esconder mina abajo por si quieren bocetear con lápiz mina (suavecito eso sí po, si cargan mucho la mina no hay cómo hacer que no se vea) y después pasarlo por encima, así que no es necesario borrar. Especialmente con este lápiz me pasó que en los ascendentes como aplicaba menos presión la tinta no llegaba hasta el final de los trazos, pero me imagino que haciéndolo más lento y controlado no debería pasar eso. Y ahora que lo veo igual me gusta la textura que genera, y cómo se va difuminando el color en los ascendentes. Así que win win, por lo menos para mí.

IMG_6169

Así que eso sería. De nuevo muchas gracias a la Ojo x Ojo por mandarme estos lápices. Si ustedes después de ver este post van a la tienda, y compran, o preguntan online o lo que sea, díganles que los cacharon acá po, sean paleteados, así me mandan más lápices y yo los puedo probar y así no se compran lápices sin cachar antes cómo son. Todos ganamos y somos felices.