familia

La Felicidad

En mi casa, ahí está.
Decidí renunciar, lo que para alguien que se acaba de casar y busca ampliar la familia inmediatamente puede ser algo arriesgado y absurdo, pero renuncié. Me voy a dedicar a mis proyectos, voy a trabajar como fotógrafa y diseñadora freelance, y por sobre todo: voy a estar con mi hijo, voy a embarazarme para tener otro, y voy a estar ahí para ellos mientras crecen. Voy a embellecer mi casa, voy a aprender a cocinar las comidas que me hacía mi mamá, y voy a trabajar en mis tiempos libres para hacer felices a personas que necesiten algo que yo les pueda dar. Y voy a dedicarle tiempo a todas esas cosas que me hacen a mí feliz.

El corazón puede fallar, un auto te puede atropellar, un meteorito puede caer y yo me quiero morir sabiendo que le dediqué mi tiempo a lo que está ahí, en mi casa, con el olor del pelo de mi hijo en las almohadas, con pelos de gato blanco volando por el aire, con el sillón esperándome cuando necesite descansar. Al ocio, si es necesario. A la tele, si se me da la gana. Y al trabajo, sí, obvio. Pero en su justa medida, en su sana medida.

Agradezco este tiempo en oficina porque conocí gente que amo, porque aprendí demasiado, y porque, aunque no he trabajado en muchos lugares, sé que trabajé en un muy buen lugar. Sin embargo lo agradezco principalmente porque aprendí que aunque es un sistema muy cómodo y seguro: no es para mí. Prefiero elegir qué hacer con mi día. Prefiero mi casa. Prefiero ir a buscar a mi hijo al colegio y caminar con él de la mano a la casa.

IMG_0072 IMG_0079 IMG_0088 IMG_0095 IMG_0097 IMG_0101 IMG_0110

Parka de papá

Ayer en Olmué estaba muerta de frío, así que mi papá me pasó una parka que se había comprado hace poco. Tenía olor a su perfume en el cuello. No me la saqué en lo que quedó del día, incluso volví a Santiago con ella. En el bus y en el metro, aunque me dio un poquito de calor, no me la saqué.

Hoy en la mañana en las noticias dijeron que afuera había 1,9º grados. Y aunque me queda grande y no me veo ni un poco atractiva con ella puesta, me vine a la oficina con la parka de mi papá. Porque uno puede estar vieja y tener su familia propia, pero hay fríos que sólo te los quita una parka de tu papá. Y hay días —como los Lunes— que sólo se superan con el olor a su abrazo de papá dando vueltas.