vida

Tatuarse

IMG_7266

Empecé a querer tatuarme como a los 17. Tengo el recuerdo de tener las ganas y la idea: 5 estrellas. En ese momento estaba obsesionada con el concepto de las 5 estrellas (de hecho mi mail era fivestars@hotmai.com) y quería hacerme 5 estrellas, pero no juntas, cada estrella en un distinto lugar de mi cuerpo. Así cuando alguien viera una, le iba a decir “son 5 en total” e iba a ser súper misterioso y sexy (obvio que no). Menos mal, nunca me lo hice.

Después me vino la fijación con los cohetes. Quería hacerme un cohete despegando en la espalda o detrás del cuello. Después fueron las frases de canciones. Y así. Durante mucho tiempo quise tatuarme, y se me ocurrían ideas para hacerme, pero nunca llegué a concretarlas por dos razones, una más pesada que la otra: no tenía la plata, y aparte vivía con mis papás que odian los tatuajes. Y por un asunto de respeto, preferí esperar a vivir sola.

Y ahora me alegro de haber esperado, porque siento que comprometerse a una imagen, dibujada de manera permanente en tu cuerpo, es algo para lo que no estaba preparada cuando era más chica. Recién ahora, o desde hace poco, me siento con la capacidad de decidir cosas así de permanentes (tatuarme, casarme, entre otras cosas).

IMG_7254

Para el día de la madre de este año le pedí al Cristóbal que me regalara un tatuaje. Al fin estaba decidida, y sentía que tenía una imagen con la que me podía comprometer en un 100%. Los nombres de mis hijos, escritos en mi letra, para el día de la madre. Uno en cada muñeca, pero mirando hacia afuera. Me gustó por lo que significa. Mis manos son mi herramienta, son con lo que trabajo, y tenerlos ahí se siente como un recordatorio permanente de ellos y de la motivación que le dan a mi vida. Y también me gusta como se ve. Me gusta que al tomar una foto, se vean.

Así que me lo hice. Con Jenni, en Amor Real. Busqué mucho a alguien que fuera seco haciendo líneas finas, porque quería que se notara que era mi letra, y que fuera una línea muy delgada. Y cuando vi su portafolio, quise altiro que fuera ella. Quedé mega feliz con cómo quedaron y no me arrepiento y sé que nunca me voy a arrepentir. Lo malo es que ahora quiero hacerme más tatuajes, y siento que nunca voy a encontrar otra imagen con la que me pueda comprometer de una manera tan absoluta.

Daniela

IMG_6938

Aprendí a sacarle fotos a la gente sacándole fotos a la Daniela. Mi mejor amiga. Desde hace un tiempo que está siempre yendo y viniendo, y eso es un poco triste. Pero cuando viene, es hermoso. Desde el 2002 y para siempre, con países, hijos, ocupaciones y distracciones de por medio, la Daniela es mi persona (como dirían en Grey’s Anatomy)