Cuarenta

A las mujeres nos mienten y por eso yo vengo a decir la verdad. Nos mienten para que gastemos nuestros sueldos (todavía bajos en comparación a los de los hombres) en cremas, tinturas, tratamientos, fajas, ejercicios y todo tipo de aparatos que escondan los signos de la edad, bajo la incuestionable idea de que “vieja” es un insulto. 

Vemos venir cada cumpleaños con una mezcla extraña de temor y vergüenza. Decimos “gracias” cuando piensan que somos más jóvenes o derechamente mentimos cuando nos preguntan nuestra edad.

Leer Más

La mancha

Hay una mancha en una de las fundas de almohada que
hay en mi casa. Es una mancha oscura que ha ido deslavándose con el tiempo,
pero que hace 3 años era absolutamente negra.  Ese día estábamos solos, los niños se habían
ido con sus abuelos, y parecía el momento perfecto para poner en práctica lo
que veníamos hablando hace demasiado tiempo. Nos sentíamos preparados. Yo saldría
a bailar y Él se iría a la casa de Ella,

Leer Más

No me quiero morir

Cuando leí la palabra “POSITIVO” lo primero que pensé fue “no me quiero morir”. Llamé a mi marido quien pensaba que estaba siendo exagerada al tomarme un PCR, le pasé el celular y mientras él lo miraba, como si un par de ojos distintos fueran a dar un resultado distinto, le dije “no me quiero morir” en voz alta y con lágrimas llenándome los ojos.

La verdad es que sí soy un poco exagerada y no,

Leer Más

Cebolla

En el teléfono mi marido me pregunta si falta algo en la casa y le respondo que cebolla, porque siempre falta cebolla. Cuando uno lleva incontables días en cuarentena, empiezas a hacer análisis profundos sobre todo tipo de minucias domésticas y una de nuestras observaciones es ésa, el uso excesivo de cebolla en la cocina chilena casera. Es lo que más se compra y lo que más rápido se acaba. Cebolla en la cazuela, cebolla en la ensalada,

Leer Más

Una semana más

Si no sé cuándo empezó, no tengo cómo saber cuándo va a terminar.

Pero quiero que termine, o por lo menos que pare un rato. Quiero hacer lo necesario para que pare un rato, para tener un descanso. A veces los descansos duran años, ojalá esta vez sea así. Porque si pienso en esta depresión, esta última depresión, creo que ya son más de 2 años los que lleva susurrándome en la oreja.

Leer Más

Si no da miedo, no vale la pena

Si hay una frase que siento mía, es ésta. La primera vez que escribí algo relacionado al miedo como señal de valor fue en la bitácora de embarazo del Félix, texto al cual hice referencia en este doloroso post que escribí cuando nació. Cuando empecé Aldeapardo Papelería, la primera frase que diseñé para usar en productos, fue ésta. Está en mi libro, y debo decirla por lo menos una vez a la semana en el Caseritas.

Leer Más